4.29.2006

Un vestido verde

Cogió su bolso y se fue. Sin decir nada.
Tiró toda su ropa vieja al río, y se compró un vestido muy bonito.
Con ese vestido verde puesto deambuló, sonriendo, hasta que las cosas parecieron ponerse en su sitio.
Y ese vestido le acariciaba la piel, tan suavemente que le hacía cosquillas.
Quizás un día tenga que tirar ese vestido, porque le quede grande o pequeño, o porque el vestido se haya roto, pero, hasta entonces, va a seguir impregnándole de su olor.

2 comentarios:

varvavundo dijo...

¿qué puede hacer uno cuando ve que su vestido se le ha quedado pequeño y no encuentra la forma de quitárselo? y ese vestido le aprieta y le ahoga y no le deja respirar y ve que la vida se le escapa y no la puede seguir...

cecilia_lisbon dijo...

Pues rómpelo en pedazos

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.