2.02.2007

The New

Hoy, mientras me congelaba en la parada del autobús (primera salida de casa desde hace días), pensé en ti corriéndote dentro de mis entrañas. Sonreía cuando el coche paró y me preguntó por la dirección a Madrid. Tuve que contestar lo más enteramente que pude y seguí haciendo como que esa sonrisa era por una de esas galletas de chocolate. No he vuelto a probarlas. Quizás no vuelva a hacerlo jamás.

5 comentarios:

K dijo...

Plas plas plas.

jatsman dijo...

...
... está bien reirse de algo y que sea un secreto ...
...

Purgatorio dijo...

Me encanta como escribes, ^^ eres la mejor.

PD: Tenemos pendiente un café!!!!

Anónimo dijo...

Soy piel justa alegre que elegiste hablar de esta materia, así que de mucha gente lejos del del mundo real .

Saverbrunn dijo...

Típico pensamiento mientras se espera al autobús no ? ;-P

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.