10.27.2007

(Dis) grace

Me encuentro con la desgracia cara a cara. Le digo que no me da miedo, que nunca la abrazaré como si no existiese otra cosa. Pero me equivoco de nuevo. Porque cuando aquello que necesitaba, se fue, entonces acudí a la desgracia. Y ella me acuna y me arropa por la noche.
El día en que muera, la desgracia se marchará. Y realmente ya me estoy hartando de ella.

4 comentarios:

Barbarella dijo...

Bla bla bla bla bla...

huelladeperro dijo...

¿Tu también, nunca estás contenta con lo que tienes?

629 dijo...

(des)agradecida

Junkidriko dijo...

Te equivocas, no se irá el día que mueras.

Nuestras tonterías mueren mínimo 24 horas después que nosotros. Es lo que tiene lo de ser humano.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.