1.10.2008

She is sure...

La hierba seca le araña la planta del pie. Las hormigas corretean piernas arriba. Algunas se caen por el camino, ya que la ley de la gravedad también afecta a los himenópteros.
Él se recuesta sobre su brazo. El agua del estanque a medio llenar le brilla en los ojos. Y ella baila, baila, baila descalza a su alrededor. Él sonríe y se atusa el pelo castaño. "Estás loca" entre dientes.
Sus muslos se desdibujan entre tanto pliegue de vestido y él imagina cómo será buscar una entrada entre tanta arruga. Acariciar con los dedos sus piernas blanquecinas. Para finalizar el número, se tira literalmente a sus brazos, haciendo que el vestido se suba hasta casi la cintura. Él, muy pudoroso, le coloca bien la falda, deteniéndose en cada centímetro de piel.

5 comentarios:

Qae dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Qae dijo...

Yo lo que creo es que si Lynch o Cronenberg se pasearan por tu blog, te comprarían los derechos para hacer una película de hipnótica sordidez. No quiero ser adulador. Pronto se me acabarán las incómodas alabanzas, pero es que estoy emocionado de haber encontrado este rincón burtniano tan oscuro como precioso.

maki dijo...

el deseo puede mas que el pudor,
y no hay peor infidelidad que serle infiel al deseo

Anónimo dijo...

Siempre te visito, y nunca te he dejado ningun comentario, que poca verguenza, desde aqui decirte que soy una seguidora tuya, y que ojalá, algún día escribas un libro, porque me encantaría leerlo. Nunca dejes de escribir. Un beso

Mutatis Mutandis dijo...

Me ha encantado este post. No sé cómo he llegado hasta aquí, pero a partir de ahora va aser una de mis paradas en los viajes que hago por el mundo blogger... ;x

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.