4.01.2008

Let's keep falling through the medical cracks of sound

Lo mejor de ti es que no sabes nada de mí. Y luego están esos ojos gigantes que se escondían en esa esquina del bar. Yo fingía no verte, aunque estuviese toda la noche buscándote con la mirada. Te dije: "¿Qué vas a hacer tú?", y, entonces, te encogiste de hombros. Al amanecer, tras cogerme furtivamente de la mano para llamarme la atención, soñé con gente dando volteretas en el aire y que estábamos en una piscina. Nos besábamos debajo del agua y tus ojos eran aún más brillantes por todo el cloro que nos rodeaba.
Llegó el día, me desperté y tú estabas presente en todas partes, pero yo jamás lo admitiré. Y pienso en tus patillas, joder. Pienso en tus preciosísimas patillas.

2 comentarios:

mario dijo...

vengo del peluquero, me ha dejado las patillas inmejorables

un gesto

El fantasma en la máquina dijo...

Fetiches.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.