12.02.2008

All the things we did and didn't say covered by what we did and didn't do

Es muy tarde y la taza de té se enfría encima del escritorio. Lleva calcetines de lana gruesos, grandes y confortables. Abraza sus piernas en medio de un silencio asombroso causado por la madrugada. Tiene unos dedos helados que se agarrotan clavados a unas rodillas. Respira fuerte pensando en que él no está, en que él nunca le dijo esas cosas, en que él debería quererla como ella le quería.
Pero todos somos adultos, respiramos fuerte, nos concentramos en el trabajo a medio hacer y, entre nudos de garganta, terminamos lo que habíamos empezado.

Y desea que él nunca hubiese aparecido. Y desea que nadie vuelva a meterse en su cabeza.

1 comentario:

monster dijo...

si no puedes encajar dentro de ti las piezas k te lanza la vida, es mejor k las dejes pasar rozando y no vuelvas a verlas.al fin se trata de crecer con las experiencias para llegar al lugar donde residen tus sueños.
Caminando sin alejarte a mas de un paso de la salida.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.