10.26.2009

Bip

Precisamente hoy pensaba en ti. Precisamente le decía a mi amante al oído lo malo que eres conmigo. Que se caigan las paredes ahora mismo si te miento cuando te digo que no quiero saber nada de ti.
Y, a veces, siento como si Dios me acunase entre sus brazos y me dijese que todo va a salir bien, justo antes de lanzarme al vacío.
Siento mucho el haberte conocido y siento mucho el estar aquí. No volveremos a ser nunca los mismos. O quizás tú sí.

4 comentarios:

paola guillen dijo...

aun cuando nos dejen con ese mal sabor, sabemos q un fin tuvo algo se aprendi.

alguna vez tambien me paso lo mismo

saludos,

Niha dijo...

¿Alguna vez se puede volver a ser el mismo/la misma?

ficticia dijo...

Niha, mi opinión es que no, que se cambia irremediablemente.

Es increíble cómo escribes, cómo expresas lo que sentí tiempo atrás...

Anónimo dijo...

a las mujeres vírgenes no, mas bien a voz, perversa.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.