4.26.2006

Bailar para ahuyentar las penas

Una vez me regalaron un antifaz negro. Tenía plumas largas y negras prendidas con lentejuelas doradas.
A veces me lo ponía y bailaba al son de un vinilo viejo. Pero llegó un día en que crecí de repente. Colgué el antifaz de un cuadro y me olvidé de él.
Pasaron los meses, los años, y el antifaz se pudrió. Decidí tirarlo.
Ahora deseo ponerme el antifaz y bailar al son de mi mp3.

3 comentarios:

Tankian dijo...

It´s evolution baby!
Por suerte (yo creo al menos que por suerte) aun guardamos cosas antiguas

cecilia_lisbon dijo...

A veces es mejor tirar todo lo antiguo a la basura, aunque luego lo eches de menos.

K dijo...

Va de disfraces.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.