10.25.2006

True love leaves no traces

Sabía que me mentía, pero no me podía permitir no amarla. Era demasiado guapa, follaba demasiado bien y, al fin y al cabo, la verdad está sobrevalorada, pues suele ser desafecta a nuestros intereses. Así que hice lo que cualquiera habría hecho en mi situación: le hice creer que me tragaba todas sus mentiras. Es decir, también yo empecé a mentir. Creo que nunca fuimos más felices que en aquellos años.

10 comentarios:

K dijo...

Era un resultadista el tío (o la tía).

Julieta dijo...

realidad espejo, y cada espejo, con su reflejo.

como somos...
como...

besote!

Anónimo dijo...

Dime, por favor, que no estoy enloqueciendo y que hace unas horas aquí había un post más.

Wara dijo...

A mi me paso algo asi, y realmente eres feliz entre mentiras.

eleanor dijo...

y si, a veces nos hace sentir bien, pero tambien... tan vacíos . . .

Bako dijo...

Te has metido en mi, y has sacado una realidad de mi interior.

the frail dijo...

El autoengaño es algo que nace con nosotros, y algunos lo tienen más desarrollado que otros. Creo que se hacen llamar las "personas felices"...

La ignorancia da la felicidad, y la hipocresía, a veces, también.

Niha dijo...

¿Cuál es un grado saludable de mentira? ¿Y de verdad?

TAJE dijo...

NO HAY MEJOR MENTIRA QUE LA REALIDAD QUE NOS ENVUELVE PARA VIVIR EN ELLA... ME HA PASADO LO MISMO Y ES DIFICIL SALIR DE ESE MUNDO, DE ESE VICIO Y DE ESA REALIDAD QUE A VECES NECESITAMOS SEGUIR VIVIENDO.. LA MENTIRA

monster dijo...

Parece k aki todos hemos mentido para seguir amando, cuando amas nada es como parece pero todo te parece como tu deseas no kieres renunciar y eres capaz de ver otra verdad sintiendo k es falsa; es increible como tu mente juega con la realidad y la lleva y la trae y sufres y ries y sufres y gozas y sufres y
despiertas... entonces es cuando kieres morir.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.