5.25.2007

Lady Chatterley

Ante la ineficacia de su pareja, la chica permanecía tumbada en la cama. Boca abajo y con la almohada en la boca. Cuando salía de la casa de su novio, arrastraba los pies por el asfalto y pensaba en ese gran amor que el cine promete. Pensaba que todos esos desprecios hacia su boca eran unos desprecios indirectos hacia su persona. Y entonces, le conoció. Conoció a un chico guapo, alto, robusto, atractivo, inteligente y perfecto. Se entendían perfectamente con solamente miradas. Una noche, decidieron darse una oportunidad y dar rienda suelta a su cuerpo. A ella le entró miedo y huyó.

Lo que pasó al final no lo sé realmente porque aún no me lo ha contado ninguna de las dos partes, pero en cuanto sepa algo, les mantendré informados.

5 comentarios:

K dijo...

Seguro que no se lo pasan tan bien como nosotros. :**

Anónimo dijo...

¡Hola!, te he estado leyendo estos días. No termino de cuadrar con muchas cosas de tu personalidad... pero me encanta como escribes, el toque que le das a las cosas... no se, hace este blog muy tuyo :P y es de lo primero que leo cuando voy a mi casa.

Un saludo!. Esta historia concretamente no ha terminado de gustarme.

http://viajandoporlasprofundidades.blogspot.com/

Johnymepeino dijo...

Significativo lo de evitar las bocas. No lo dudes: ya no la ama. En los hombres, al menos, es definitivo.

Respecto al príncipe azúl (en los hombres al menos es definitivo) en cuanto llueva comenzará a desteñir. Te adelanto que muy posiblemente su caballo sea de cartón-piedra.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.