8.21.2007

El Olimpo son tus piernas, parte 1

"Soy feliz", se repetía una y otra vez mientras observaba su cara descansando en su regazo. "Soy completamente feliz".
En otros tiempos ella hubiese dicho que nunca era demasiado, que siempre querría más, pero no en ese momento. En ese instante saboreaba la victoria de ver destruido un mito en sus brazos. Desnudo, suave, blando y humano. El dios había caído. Y en el sacrilegio encontró la virtud.
"Yo también soy feliz, querida."

2 comentarios:

Donde-el-dolor dijo...

Ya estoy en el noveno paso y todavia siento como me chinga el aire en los pulmones. Sugiero revisar el manual

julie delpi dijo...

wow...tan hermoso
deep,.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.