8.22.2007

333

La niña saltaba encima de la tumba de su madre. Al fin podía acostarse con su padre en la misma cama.

Eso es la felicidad.

6 comentarios:

S (ese) dijo...

Ya lo dice el refrán.
Tres son multitud.
Al menos en una cama.

Julieta dijo...

Y mientras se acuesta y comparte la cama, vigila a su tercer ojo sobre la tumba, ese, el que dejó bailando para seguir celebrando y seguir existiendo más allá de todo.
besos!

Lluna de foc dijo...

uffff....

Prometeo dijo...

Me gusta

_ex.Lyda dijo...

Grrriau...

Niha dijo...

Espero que no esté basado de ninguna manera en hechos reales.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.