12.31.2008

And a Happy New Year

Me planteo el actualizar el último día del año con algo emotivo que exprese lo mucho que la navidad nos cambia y esas idioteces. También pienso en que podría redactar un texto en el que contase cómo ha sido mi año con unas cuantas anécdotas importantes, pero básicamente, lo que me sale del alma es comentar que me duele mucho el cuello y la cabeza, que el chico negro que creo que está enamorado de mí en el trabajo lleva unas antenas forradas de espumillón plateado, que mi vestido para esta noche es precioso pero que yo lo desluciré muchísimo y que espero no encontrarme con nadie conocido esta noche. Mi propósito para el año nuevo es rodearme de extraños esta noche y emborracharme hasta que mi precioso vestido acabe hecho jirones.

Y, realmente, creo que esta actualización es innecesaria y que probablemente, si alguien la lee, lo hará mañana de resaca, sumido en esa depresión típica del 1 de Enero en que lo único en lo que piensas es en terminarte los restos de la noche anterior mientras escapas de puntillas de la habitación de alguno de esos extraños por los que quieres estar rodeada esta noche.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Emborracharse ¡Qué envidia! Y no, es todavía 31 a las ocho y cincuenta y dos minutos.

Dark Santi dijo...

¿Lo ves por qué no me gusta ligar cuando voy con chicas? :P

¡Y calla, que ya sabes que tienes quien te lee siempre!

P.D.: Tengo que conseguir un abrigo como el de Pepe, pero en negro. El mío ya tiene muchos años y, no quieras saber cómo, terminó con un chinazo POR DENTRO.

Niha dijo...

Vaya, tenía que haber leido esto el día 1. Bueno, de todas formas, ese día no tenía resaca (ni otros, es que no bebo; no me gusta cómo sabe el alcohol)

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.