10.14.2009

In the back of your car

Podríamos dividir mi vida en dos, en relación con el tipo de amantes que he tenido. El primer fragmento de mi vida correspondería a aquellos que no me dejan dormir por la noche, aquellos que, desde el primer momento, me hacen pensar "me casaré con él". La otra cara de la moneda la ocupan aquellos a los que yo no les dejo dormir, aquellos que, desde el primer momento, sabía que acabaría arruinándoles la vida. Si he de ser sincera, diré que, en realidad, todos ellos pertenecen al mismo grupo. Aquellos de los que me enamoré y acabé destrozándoles por completo. Pero, he de decir en mi favor, que me he vuelto más honesta con el paso de los años y muestro mis cartas antes de empezar la partida. Querido, esto es lo que hay. Pero, oh, es que es tan divertido intentar domar al indomable...

2 comentarios:

ficticia dijo...

Cuánta sabiduría.

Anónimo dijo...

te pareces a Violeta, cuando escribes. Sí, a Violeta, aquélla de ángel guardián, de Xavier Velasco.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.