11.03.2012

En Noviembre, 2012

Cada vez hace más frío. El gato y yo nos acurrucamos alrededor del portátil, al que siempre visualizo como una bola de fuego al que se le escapan las palabras que he ido escribiendo a lo largo de estos meses. Ensayos sobre la América de Eisenhower, sobre la naturaleza indómita del soneto, los poemas que nunca me publican... todo se escapa, flotando en el aire hacia el techo, como el calor de nuestros cuerpos. Me evaporo, poco a poco, con la cabeza en el cielo. Pienso en si a alguien le interesaría saber qué ha sido de mí, en qué me he convertido. Aunque la verdad es que yo me contento en ver cómo la vida de los demás sigue su rumbo y, la mía, ha dado un par de saltos en el mismo sitio.

5 comentarios:

pcbcarp dijo...

Sigues viva, aunque triste.

Melodie Rodríguez dijo...

Hola, muy buenas tardes, ¿qué tal estás? Espero que maravillosamente bien al igual que tu interesante blog. Caí de casualidad en tu espacio y me alegro de ello, ya que he disfrutado de las entradas que he tenido tiempo de ojear y me han parecido muy entretenidas, enganchan al bloguero. Tienes una web muy recomendable y te felicito. Espero que sigas creciendo y que nunca abandones el rincón de tu mente. Seguiré visitándote siempre que tenga un tiempo libre para ver las restantes entradas y las nuevas que subas. Te deseo mucha suerte y espero que pronto subas un nuevo post para disfrutar de él.

Si me lo permites, me gustaría invitarte a mi blog DIARIO DE UNA CHICA POSITIVA. Lo he dedicado a escribir literatura personal (relatos, cartas, reflexiones), además, podrás compartir tu blog con todos nosotros en la sección "Aquí tu web": http://insolitadimension.blogspot.com.es/

Un gran abrazo desde Málaga y gracias por compartir un trocito de ti.

Prado dijo...

Me encanta la intervención anterior. Es subversiva. Es lindo el mundo. Lindísimo. Saludos.

Anónimo dijo...

La "realidad" es incómoda, pero los mundos que inventamos pueden llegar a ser aún más incómodos, sobre todo porque se acoplan a la mal llamada realidad y producen tormentos inéditos. Por ejemplo: en uno de mis mundos inventados consigo tomar un café contigo (puede que detestes el café) y reuno el valor suficiente para preguntarte algunas trivialidades importantes.

Me gustaría seguir encontrando aquí tus textos.

Anónimo dijo...

Tienes q continuar te sigo desde hace años, necesito saber que sigues ahí con tus pensamientos suicidas pero ahí,no estoy sola.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.