6.21.2006

Living in the past

No puedo evitar acordarme de cosas. Eso es quizás lo que cambiaría de mí: la manía que tengo de no avanzar. Pero es que el pasado me tiene recluida, agazapada, y es lo que me hace ser desconfiada.
Relaciones que yo misma destrocé, felicidad que nunca volverá a ser la misma, inocencia que se esfumó... Incluso el pasado de los demás me atormenta.
¿Por qué no aquí y ahora? Porque nos sigue persiguiendo. Todos esos malos sueños que creía que no volverían después del desayuno, se me han atragantado con la magdalena.

Fantasmas del pasado, sólo os pido una cosa: pudriros en el Infierno.
(Y ya de paso, dejadme vivir sin preocupaciones)


Flores, mariposas, césped y sonrisas... Hoy me apetece salir en bicicleta.

13 comentarios:

K dijo...

A todos nos pasa, cielo. :***

El recuerdo, que siempre anda jodiendo. xD

Angel y Demonio dijo...

Imposible de evadirnos, porque si no fuera por ellos tampoco seriamos lo que somos. Para bien o para mal... Un beso!

pau dijo...

..pues no, no es facil olvidarse, xo el pasado nos ha hecho como somos hoy.. de verdad cambiarias cosas de tu pasado? piensalo bien..todas las situaciones vividas nos llevan a otras nuevas situaciones.. cambia aquello q quieras mentalmente..y ahora como te verias.. y piensa en lo q hoy tienes q de aquella manera no tendrias..? quieres seguir siendo inocente, ingenua, ilusa..o descubrir la vida x jodida q sea q lo es.. es asi.. creo q se trata de aprender..evolucionar.. y sobre todo aceptar..aceptar! q no es lo mismo q resignarse eh..? el pasado no nos persigue , forma parte de nosotros.. la felicidad no sera la misma? claro nada nunca vuelve a ser lo mismo, sera diferente xo tb sera felicidad..

Maik Pimienta dijo...

¿Sólo seremos libres si conseguimos apartar nuestro pasado? Puede ser, pero, te digo, ¿Cómo evitaremos entonces caer en los mismos errores?

Me gustaría poder configurar mi memoria como configuro el fondo del blog.

Un saludo!!

The_Saint_Mty dijo...

Por una parte, recordar es volver a vivir...y por la otra, lo que importa es el presente. En su dimensión creo que debemos vivir intensamente los detalles, día con día y quedarnos con los que más nos lleguen...

Saludos, y felicidades por tu forma de decir las cosas..

Niha dijo...

¿Por qué no aquí y ahora? Ah, la pregunta...

ALOMA69 dijo...

Lo que ocurre con el pasado, muchas veces, es que a fuerza de recordar una y otra vez acabamos inventándolo a nuestro gusto.

Casshern25 dijo...

Pues si... la perspectiva del tiempo a mí también me juega esas pasadas, primero engrandeces cualquier tiempo pasado, acto seguido - por lo menos en mi caso - entiendes que el culpable de que aquello se acabará fuiste tu mismo, sobretodo añoro la inocencia, es muy problable que sino la hubiera perdido y no pensará como pienso ahora sería de otra forma radicalmente opuesta a la que soy ahora - incluso si lo viera a modo película me avergonzaría -, pero un poco de inocencia del pasado, de no tener demonios, de poder dormir tranquilo, de... de vez en cuando no me vendría mal, lastima que sea un imposible.

jaimito dijo...

Ya que no te has cortado las venas, imagino que te las has dejado largas...

así que cuidado, no se te enreden en los radios de la bicicleta.

Jajajaja

cecilia_lisbon dijo...

El humor fácil... gran invento de la sociedad mediocre...

jaimito dijo...

Verdad que sí?
Y lo bien que me lo paso

Jajajaja

cecilia_lisbon dijo...

Sí, es lo que tiene la ignorancia, que da la felicidad.

el testigo ocular dijo...

Jaimito ha caído. Lo detuvo la policía en un cibercentro de Cartagena cuando se estaba masturbando ruidosamente mientras jugaba on-line a la ruleta de la fortuna con un nombre falso y la tarjeta de crédito de una funcionaria polaca.

Una vez identificado, la policía de delitos por internet dio orden de arresto preventivo. Al parecer era un tipo bastante peligroso.

Se resistió a la detención. Fue asqueroso. Forcejeaba con los policías mientras ventoseaba de manera horrorosa y cantaba a voz en grito el "Gaudeamus Igitur" a ritmo de reggetón.

Cuando consiguieron reducirle, comenzó a llorar a moco tendido: "No!!, al manicomio no!! No quiero quedarme como esa payasa de la Lisbon!! NO!!!"
En ese momento, uno de los agentes le dio un porrazo en la boca y le partió el labio y varios dientes. Se quedó en silencio hasta que le metieron en el furgón.
Justo un segundo antes miró a uno de los policías con unos ojos tranquilos y curiosos y preguntó "Allí tendrán los retretes alicatados, verdad?"

Tranquilos, no creo que vuelva.
ESPEREMOS

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.