12.23.2007

No lo leerás

Decidí beberme toda la botella de lambrusco y cruzar la habitación entera para enfrentarme a ti. Me agaché a tu cara, te cogí del cuello de la camisa y escupí: "Eres un gilipollas y serás desgraciado toda tu vida."
Todos tus amigos me ponían verde mientras yo volvía a por mi abrigo al ropero. No pude pillar ojo en toda la noche. Tu cara volvía a mi mente, y con ella, la cara de todos los que te rodeaban y que, una noche entre besos, juraste despreciar.
Al día siguiente, tu artículo del periódico se llamaba: "Tú me has hecho desgraciado".

Tiré la toalla. Tú ganas. Fui, soy y seré la mala.

4 comentarios:

isis dijo...

no te merece la pena martirizarte por lo que segun tus palabras se aprecia un falso y un gilipollas cobarde. por lo menos te queda, que has sido valiente y has cortado con la situacion.

y kien te dice que "las malas" no estamos de moda ;6 jejeje

bsitos()animo

Julio Roberto Prado dijo...

o la franca, en todo caso.

Julio Cruz Merino dijo...

interesantisimo tu blog.
te recomiendo desde hoy en el mio.
adios :D

629 dijo...

Microrelato.
Muy muy cargado de filos.
Me ha encantado.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.