1.07.2008

That's what we're waiting for, aren't we?

Se reían de las demás parejas en silencio. Les tiraban migajas al pelo y escupían en sus cartas de amor. Correteaban calle arriba y calle abajo buscando algunos enamorados a los que insultar y pegar. La emoción era completa cuando veían correr un poco de sangre por sus mejillas. Entonces se miraban sonrientes y se acariciaban las manos.
La gente normal les trataba de simples novios, pero ellos sabían que había mucho más que esa gilipollez. Era profundo e inigualable. Eran compañeros de travesuras y amantes del cuerpo del otro. No era comparable a los ojos tiernos y las fotos que los demás exhibían con muecas estúpidas.
Sus fotos eran secretas y sus reuniones eran más que privadas.
Y eran felices.

2 comentarios:

Niha dijo...

Si ahora mismo tuviera pareja, ésta otra sería nuestra gemela mala (porque yo no me juntaría con alguien a quien le gustase pegar e insultar, aunque sí me gustan las travesuras)

ALOMA69 dijo...

Diabólico, como siempre...

Un saludo!!!

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.