9.26.2008

Forgetmenot

Ayer tuve un orgasmo perfecto. Estaba rodeada de arbustos verdes y de hojas suaves como la seda. Apoyé mi cara contra la hoja más grande y cerré los ojos, reposando la cabeza entre toda esa naturaleza. Llovía un poco y las gotas rebotaban en mi frente como si fuesen los besos húmedos de un amante helado. Tiritando del frío que tengo ahora, lo recuerdo más cálido que nunca. Firme y estable. Progresivo. Maduro hasta la finalización de una etapa.
Porque esto se acaba, querido, y nosotros no volveremos a ser los mismos.

Demos la adolescencia por clausurada.

1 comentario:

Jorge Ampuero dijo...

Tu prosa encierra una de las metáforas mejor logradas que he leído ultimamente. Bien por ti.
Tienes un blog interesate. Espero regresar y seguirte.

Un abrazo...

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.